Estoy contenta, más bien, aliviada, como que siento un nuevo respiro con la confesión que hice en IG: “No sé de qué va esta cuenta”.

La palabra honestidad me ha estado resonando tanto estos días que quiero compartir contigo lo liberador que es compartir autenticidad, sobre todo cuando quieres desarrollar algo propio. Y no solo eso, cuando te replanteas lo que estás haciendo en tu vida, en tu carrera, con tu familia, en tu día a día, contigo misma.

¿Qué te acerca a tu honestidad más brutal?

¿Cómo te dices la verdad?, ¿Qué te dices cuando quieres ser honesta contigo misma, qué es lo primero en tu vida que alumbra la honestidad?

Cuando se transparente con una misma se reconoce:

  • Ego que incomoda.
  • Secretos internos.
  • Las cosas que no decimos pero que vamos cargando en el cuerpo.
  • Las emociones no reconocidas o “no permitidas” como ira, enojo, rabia.
  • Las verdades más crudas que intentamos ocultar.
  • Creencias que no son ciertas pero que las hemos tomado como verdades absolutas incuestionables.
  • Realidades que no podemos cambiar.
  • El peso que nos hemos puesto encima y que no nos pertenece.

Etc.

Sin embargo, en medio de esta honestidad, no tienes que serte honesta hoy.

No necesitas resonar con este post para empezar a soltar todo lo que cargas. Porque “serte honesta” no es un lugar que llegas y de repente te lo dices todo de frente, esto, como todo, es un proceso.

Para escribir esa publicación, en mis redes sociales, no es algo que se me haya ocurrido ese día, son pensamientos que sin duda me han estado rondando hace unos meses atrás.

Tu verdad es tuya y saldrá en el momento en el que tenga que salir, esto no va de esforzarse, va de rendirse.

Sé paciente con tus procesos.

Lo que te puede ayudar tambien en el camino de la honestidad:

  • Estoy hasta ahora integrando, analizando y pensando en la maravillosa miniserie que me ha cautivado, “Poco Ortodoxa”, es una serie que retrata la realidad (aunque dicen que hay algo de ficción) de una comunidad … en Nueva York. Lo que quiero rescatar es la búsqueda de la propia voz, la búsqueda de honestidad y de serse fiel así misma que persigue la protagonista hasta el final.
  • Una forma de verse de frente con tus verdades es desde el silencio, sin duda, ese lugar donde en realidad en esa quietud, dejas todo el ruido a un lado y te preparas para escucharte verdaderamente. Quiero recomendarte un libro muy poderoso llamado Silencio de Thich Naht Hanh. Es un libro que adoro porque es como leer meditación.
  • Y finalmente quiero compartirte una frase de María Fornet que resuena mucho con este mail desde la honestidad.

“Para mover tu vida en la dirección adecuada debes primero aceptar que esto de elegir sigue siendo reciente para nosotras, aceptar que muchas de las cosas que quieres creer están en realidad influenciadas por la expectativa que cae sobre nosotras y , tras esto, estar dispuesta a decidir, a descubrir, sobre todo, a equivocarte… Ejercer nuestro derecho recién estrenado a ser quien queremos y encontrar la voz propia. A abrazar la idea de lo que podemos ser y de lo que quizás no seamos nunca, porque decidir es elegir y también dejar ir”.

María Fornet

¿Qué es lo que te dirías/harías ahora mismo desde tu propia honestidad?