Meditación para traer alivio en momentos de sufrimiento, de dolor, de incomodidad, en momentos de estrés o ansiedad.

Intención: «Le digo Sí a la vida»

Acogerse con total aceptación en momentos de dolor es traer consciencia plena al momento presente en el que también es válido no sentirse bien. Está bien no estar bien.

Vivimos en una cultura que rechaza o evita el dolor, rechaza el no estar de animo y se toma en muchas ocasiones como algo a lo que se debe recuperar y buscar el placer a toda costa. Trabajar con una mentalidad positiva y el poder personal también implica aceptar las sombras, aceptarnos en la vulnerabilidad no hace otra cosa que aceptarnos vulnerables porque esa es una condición humana innegable que nos hace más auténticas y estar más cerca a vivir en coherencia con la vida tal como es. De esta forma desarrollamos recursos para enfrentarnos con todo lo que duele y darnos la confianza de sentirnos capaces de dar y darnos alivio

Sentir sufrimiento esta mas allá de si se elige o no, pasa primero por hacerse cargo de todo lo que sentimos y experimentamos como eso, una experiencia humana.

La meditación Tonglen (meditacion tibetana) nos dice que para alcanzar paz y calma, se usa el propio sufrimiento, el estrés, la incomodidad; como recurso para trabajar la mente y fortalecer la resiliencia.

Esta meditación cultiva la fortaleza de poder estar con lo que es, sobre todo con aquello que es difícil de lidiar.

Es posible sobrellevar el dolor y soltar la rigidez o el miedo a sufrir.
Cultivemos esta motivación para aliviar el sufrimiento propio y el de los demás.

Recuerda que no estás sola en el dolor, esto es humanidad compartida y siempre puedes pedir ayuda si sientes que no puedes con ello.

El coraje de mirarte por dentro con tus luces y sombras es saber mirarte con compasión.

Namaste.


¿Qué tal si dejas entrar lo que más niegas?

Qué tal si, en lugar de huir del dolor o de esa sensación desagradable que crees sentir al tener cerca a la tristeza, enojo o cualquier emoción que etiquetamos «negativa»; la dejaras entrar.
.
 

Qué tal si pasas angustia.
qué tal si dejas entrar al miedo.
qué tal si dejas que se mueva por dentro
Poco a poco dentro de esa masa de nubes que pesan empiezas a observarte capa a capa, gota a gota llenas de experiencias.
.

Abres los ojos y te das cuenta que esa masa se va disipando y se va separando de ti.
.

Qué tal si vas comprendiendo que esa gran masa de nubes no eres tú.
Qué tal si ahora dejas que esa gran masa se convierta en una nube ligera que solo quiere que la dejes ir.
.